Seguimiento: Sambucus Nigra Nº2 – I

Tenía ya ganas de trasplantar y más aun de hacer un bosque de saúcos.

Seguramente alguien me llame inconsciente por trasplantar a mediados de diciembre, pero hierre o no, he tomado la decisión meditadamente. Es verdad que es una especie a la que estoy tomando el pulso pues no la conocía hasta hace año y medio, pero ya me ha dado bastantes pistas hasta ahora.

El año pasado hice unos pocos esquejes durante el verano y otoño, tras descubrir la capacidad de enrraizamiento de la especie. A pesar de ser un invierno duro y de estar hablando de un árbol caduco, ninguno de mis esquejes llegó a tirar la hoja por completo. Cayeron, eso sí, las hojas de las zonas más retrasadas de las ramas, pero los brotes verdes permanecieron inmutables, hasta que en pleno enero comencé a notar un nuevo crecimiento en todos,que ya no paró hasta el verano.

Pudiera ser por el abono, por tenerlo en coladores o por mil cosas, de modo que me fijé en los saúcos del arroyo.

DSC_0003_edited

He intentado buscar información acerca de esta particularidad de la especie pero infructuosamente. El Saúco aguanta heladas de hasta -20ºC de modo que elinvierno del sur de España le debe parecer una primavera fresquita.

Este mes de diciembre, además, está resultando sensiblemente más benévolo climatológicamente hablando respecto del pasado, sin acumulaciones de aire polar pululando por las inmediaciones de momento como en 2017, que podría ser el principal inconveniente del trasplante ahora.

Todo eso me hace estar bastante tranquilo con este trasplante, pero aun y así me cuidé de no dejar los esquejes a raíz desnuda limitándome a reducir el volumen del cepellón a un tamaño acorde a su nueva ubicación.

Se trata de un bosque simple, de solamente tres troncos, me preocupa la posible maraña de ramas que se podría formar aglutinando muchos troncos demasiado juntos. No hay más que ver algunas de las masas que forma en la naturaleza.

DSC_0009edited

En cualquier caso siempre se pueden añadir nuevos ejemplares en el futuro, o mejor aun, dejar crecer alguno de la multitud de chupones que seguro brotarán desde las raíces.

Yendo al meollo, elegí tres esquejes de los que hice el año pasado, de un grosor de tronco similar. Tuve en cuenta que además de que cada uno tiene que tener una triangularidad, el conjunto también. De modo que para las esquinas busqué dos de menor altura y con un peso claramente decantado hacia su lado.

DSC_0166_edited

Obviamente el árbol de la derecha tiene un peso que el de la izquierda debe de ir compensando progresivamente.

DSC_0012_editedDSC_0033_editedDSC_0038_editedDSC_0074_editedComo tras cada trasplante, ahora pasará al menos un par de semanas bajo techado, recibiendo buena iluminación, pero protegido del sol directo y de las corrientes de aire.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close