Coladores

El cultivo de árboles en coladores es una técnica relativamente novedosa, mas si cabe si la comparamos con el milenario arte del bonsai. Pero por eso de vivir en la era de las comunicaciones es raro encontrar un aficionado que al menos no haya oído hablar de ella.

Lo que se persigue

Lo que se persigue en esencia es estimular el crecimiento de la planta a base de mantener el sustrato hiperoxigenado.

Seguro que hemos oído que las lombrices son beneficiosas para el suelo. No sólo es por el humus que procesan sino porque además oxigenan el sustrato. De la misma manera que las tierras arcillosas y compactas no suelen ser buenas para el cultivo.

Obviamente al remplazar una maceta cerrada por un colador, el sustrato estará mucho más ventilado, especialmente cuando la capa superior del mismo vaya perdiendo permeabilidad. De este modo las raíces podrán asimilar mayor cantidad de nutrientes.

Necesidades de Cultivo

Básicamente tendremos que procurar a la planta todas sus necesidades. Pero éstas ya no son las mismas.

Una planta con el doble o triple de crecimiento necesitará el doble o triple aporte de nutrientes y de agua. Es decir, que por sí solo el colador no es suficiente para garantizar un mayor crecimiento, e incluso podría ser perjudicial en su desarrollo si no somos capaces de cubrir las nuevas necesidades de riego del árbol.

Otro aspecto importante es el sustrato que empleemos. Para mantener una alta oxigenación, necesitamos un sustrato muy drenante y de un tamaño de grano no demasiado pequeño. Si usáramos turba el efecto del colador se reduce o no sería el mismo porque las raíces sólo se pueden oxigenar a la capacidad que le permita el sustrato.

Desventajas

Imagina un álamo plantado en un colador, a pleno sol como les gusta, con 35ºC, julio, en akadama de grano medio…  para mantener la humedad del sustrato que les gusta a los álamos no basta con regarlo una vez al día desde luego.

El inconveniente para nosotros va a ser el trabajo que nos dará mantener el ritmo de cultivo adecuado, y para el árbol será cuando no podamos mantenerlo.

Ventajas

Crecimiento y salud

Como se espera, el resultado del cultivo en colador debe de ser un mayor crecimiento del árbol. Algunos afirman que el desarrollo se multiplica por cinco, aunque tampoco sé en que parámetros se mide eso. No creo que sea así, o al menos no en todos los casos, pues depende también de la especie. Lo que sí es una norma es que las plantas crecen con más vigor y saludables, que no es poco.

Desarrollo radicular

Sin embargo a pesar de todo lo anterior, el principal motivo por el que yo planto todos mis árboles al menos un año en colador, es por el modo en el que crecen los cepellones.

Cuando tenemos una planta en una maceta, las raíces crecen hasta llegar a los lados o al fondo, continuando su crecimiento alrededor de la misma y emitirá raíces auxiliares cuando le parezca oportuno. Si el contenedor es un colador, las raíces no tienen obstáculos físicos que las detengan en su crecimiento y podrían salir por los agujeros, pero además de no tener sustrato, son fotofóbicas. Es decir, tienen “fobia” a la luz, de modo que al llegar al borde del colador y empezar a ver la luz, paran de crecer a lo largo para “ramificarse”, creando raíces secundarias.

DSC_0007_edited
Esqueje de taray después de un año en colador

Esto tiene varias consecuencias. La más evidente es que será mayor y mejor el desarrollo del nebari al reducir la disparidad de crecimiento de unas raíces y otras.

DSC_0109_edited
Esqueje de saúco después de un año en colador

Pero la más importante es que de esta manera estamos favoreciendo la aparición de raíces cada vez más finas, las raíces adventicias, que son las que realmente alimentan nuestra planta. Con ello estamos mejorando el crecimiento de este año y de años futuros y sobre todo dando mejor salud al árbol.

Otra ventaja que se puede buscar es que al tener más “controlado” el crecimiento radicular, podemos confiar más en no tener raíces demasiado largas dando vueltas por el interior de la maceta y podremos estirar más los trasplantes.

Crecimiento proporcionado

Ésta no es la única técnica de crecimiento acelerado y/o engorde. Está por ejemplo la opción de enterrarlos en el suelo. Pero en éste y otros casos, lo más probable es que tengamos un crecimiento desproporcionado a la medida a que que queremos dejar nuestro bonsai. Es decir, el árbol crecerá con una distancia entre nudos acorde a lo que debería de tener en la naturaleza un árbol de la especie que sea el caso.

Sin embargo cultivando en colador no se aprecian esas dimensiones tan poco agraciadas. Si acaso ligeramente mayores respecto del cultivo en maceta, que bien pudiera deberse simplemente al uso y abuso de abono.

Conclusiones

Es una técnica muy interesante para árboles en formación, que ayuda a empezar a crear un bonsai con buenas bases.

Pero sólo es recomendable para quienes no padezcan de temperaturas sofocantes en verano o tengan la disponibilidad y paciencia suficiente para mantener las condiciones necesarias de cultivo

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close